El Corazón Sacerdotal de San Juan Vianney

Por el Obispo James Conley

En 1818, St. John Marie Vianney recibió su nombramiento de su obispo para convertirse en el nuevo párroco de la ciudad de Ars, Francia. Su obispo le dijo poco acerca de la ciudad, aparte de la desalentadora revelación de que a la gente de Ars le importaba poco la práctica de la fe católica.

Parece que él tampoco sabía cómo llegar a Ars. Dado que vivió en una época anterior a los automóviles, el padre John Vianney tuvo que caminar una gran distancia con todas sus pertenencias a su nueva asignación. Y se perdió en el camino.

Providencialmente, un niño pastor llamado Antoine Givre vio a Vianney. Después de saludarse, Vianney le dijo a Antoine que se dirigía a Ars y que estaba perdido. Antoine lo señaló en la dirección correcta y caminó con él hacia la pequeña ciudad de unas 200 personas.

La historia dice que el futuro santo le dijo a Antoine a su llegada: “Gracias por mostrarme el camino a Ars. Yo te mostraré el camino al cielo.”

San Juan Vianney transformó esa pequeña ciudad a través de su amor firme pero gentil. Si bien podría no haber sido bueno con las direcciones, tenía un corazón sacerdotal que dirigía a las almas a su destino final.

San Juan Vianney entregó generosamente su corazón al Señor. Debido a esta generosidad, la obra del Espíritu Santo fue más allá de los límites de la pequeña ciudad de Ars, a través de las manos de San Juan Vianney. El cura de Ars, como se le conoce comúnmente, a menudo estaba en el confesionario durante más de 16 horas al día. La gente vino de todas partes de Francia y más allá, para confesar sus pecados a Dios y para recibir su misericordia, a través del ministerio pastoral de este santo sacerdote.

Durante su vida, miles de personas vinieron de toda Francia para escuchar simplemente la predicación del Curé de Ars, o para que escuchara su confesión. El Cura de Ars continúa atrayendo multitudes hoy, como lo presenciamos la semana pasada en nuestra propia Diócesis de Lincoln.

El 20 de marzo, la mayor reliquia del corazón incorrupto de St. John Vianney se exhibió para venerarla en la Catedral de Cristo Resucitado en Lincoln como parte de la peregrinación “Corazón de un Sacerdote” patrocinada por los Caballeros de Colón. Estoy muy agradecido a los Caballeros de Colón por ayudar a hacer esto posible.

Qué alegría fue para mí ver a personas de todas las edades y vocaciones venir a venerar la reliquia del santo patrón de los sacerdotes parroquiales. El hombre que atrajo a grandes multitudes a su corazón como el de Cristo durante su vida, continúa haciéndolo hoy. Más de mil personas pasaron por las puertas de la catedral ese día para venerar las reliquias de este gran santo y pedir sus oraciones.

La peregrinación de la reliquia del corazón incorrupto de San Juan Vianney me recordó de los muchos sacerdotes fieles y celosos de nuestra diócesis que trabajan desinteresadamente e incansablemente por la salvación de las almas. Estoy agradecido a Dios por su vocación sacerdotal y por su valentía para decirle sí a Dios cada día, particularmente en este momento en la historia de la Iglesia.

Sé que han sido heridos por el escándalo de abuso del clero y el manejo inadecuado de estos escándalos por parte de los obispos. El liderazgo ineficaz de los obispos, incluyéndome a mí mismo, para abordar adecuadamente esta crisis actual en la Iglesia ha dejado a muchos sacerdotes fieles sintiéndose abandonados, traicionados y desconsolados. Y por esto lo siento profundamente, y les pido perdón.

Rezo todos los días por las víctimas de abusos en la Iglesia, pero al orar ante el corazón incorrupto del Cura de Ars, también levanté a cada uno de nuestros sacerdotes en oración, pidiéndole al Señor que los aliente y purifique en la gracia y la alegría de su sacerdocio, que es una participación en el sacerdocio de Jesucristo. Le pedí al Señor que los fortaleciera en su resolución de luchar por la santidad y que continuaran predicando y enseñando el evangelio de la salvación a las almas confiadas a su cuidado. Como les dije a nuestros seminaristas en el agosto pasado antes de que regresaran al seminario al final del verano, la Iglesia necesita sacerdotes santos y fieles ahora más que nunca.

Obispo Conley

 Acá encontrará la reciente carta del Obispo sobre el tema de la inmigración: Español    English

 

Columnas

Misas en Español

Lincoln, Cristo Rey (4221 J Street)

  • Lunes a Viernes: 8:30 a.m. y 7:00 p.m.
  • Sábado: 7:00 p.m. (misa dominical)
  • Domingo: 7:30 a.m.; 9:30 a.m.; 12:00 p.m.; 5:30 p.m.
  • Confesiones media hora antes de las misas dominicales o por cita. 

Crete, Sagrado Corazón (515 East 14th Street)

  • Lunes a Viernes: 5:30 p.m.
  • Sábado: 7:00 p.m. (misa dominical)
  • Domingo: 11:30 a.m.
  • Confesiones media hora antes de las misas dominicales o los miércoles de 6:00-7:00 p.m.

Tecumseh, San Andrés (186 North 5th Street)

  • Domingo: 12:30 p.m.
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita. 

Nebraska City, San Benedicto (411 5th Rue)

  • Domingo: 12:00 p.m.
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita. 

Hastings, Santa Cecilia (301 West 7th Street)

  • Domingo: 1:00 p.m.
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita. 

Harvard, San José (611 N. Kearney Avenue)

  • Domingo: 10:30 a.m.
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita. 

Minden, San Juan el Bautista (624 N. Garber Ave.)

  • Domingo: 12:30 p.m.
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita. 

York, San José (505 East Avenue)

  • Sábado: 7:00 p.m. (misa dominical)
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita. 

Imperial, San Patricio (128 E. 7th Street)

  • Sábado: 7:00 p.m. MDT (misa dominical)
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita. 

McCook, San Patricio (409 East F Street)

  • Domingo: 4:00 p.m. 
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita.

Wallace, Santa María (209 North Commercial Avenue)

  • Domingo: 7:00 p.m. 
  • Confesiones media hora antes de misa o por cita.
 
The Diocese of Lincoln | Chancery Office: 3400 Sheridan Blvd, Lincoln NE 68506-6125 | 402-488-0921 | Email Clergy Resources | Bookkeepers

Site by Solutio